El agro argentino: Un sistema productivo y organizacional eficiente

Valeria Piñeiro, Miguel Robles, Pablo Elverdin
ifpri discussion paper
2017

El reciente paradigma tecnológico que se está difundiendo a nivel mundial, caracterizado por tecnologías posibles de ser aplicadas a los recursos naturales, presenta importantes oportunidades para los países de menor desarrollo relativo, donde la agricultura, la ganadería y sus cadenas de valor son parte importante de la tradición productiva. Recientemente el IFPRI ha venido estudiando el modelo de producción agrícola argentino de las últimas décadas, advirtiendo que dicho sistema organizacional y productivo ha permitido la rápida adopción de técnicas productivas y la superación de barreras financieras y de riesgo (en una actividad donde los riesgos climáticos y sistémicos son superiores a los de otras actividades), con la consecuente mejora de la productividad media. Las actividades vinculadas a la producción agropecuaria han experimentado una transformación considerable, que adquirió especial intensidad en los últimos años. Los cambios cuantitativos en la producción fueron acompañados por modificaciones en los modelos tecnológicos y por transformaciones en la forma de organización de la actividad, que amplió la cantidad de sectores involucrados en la producción, descentralizando las actividades y dando origen a nuevos actores que contribuyen a la difusión tecnológica. Este nuevo modelo productivo y organizacional ha instaurado un sistema de producción más asociativo y menos individualista que ha permitido una difusión más rápida del conocimiento y ha facilitado la incorporación de nuevas tecnologías, mayor financiamiento y mejor manejo de riesgo en el sector agrícola argentino, con notables impactos positivos en la productividad. En este sentido, el análisis de caso es un primer paso hacia la posibilidad de fomentar la adopción algunas de las características del sistema productivo (o agrícola) y organizacional argentino por el agro de otros países de la región. Sin embargo, cabe señalar que los cambios observados en el agro argentino no sólo responden a la adopción de una tecnología en particular, sino que son el resultado de largos procesos previos de acumulación de conocimientos a nivel local, así como de ciertas características culturales y antropológicas propias del agro argentino.